Nuevo Caja nido para petirrojo y lavandera Ver más grande

Caja nido para petirrojo y lavandera

F023

Nuevo

Caja nido para petirrojo y lavandera, entre otros, diseñada especialmente para especies que habitualmente ocupan huecos de muros o bien crían entre arbustos o matorrales. Esta caja nido entra dentro de la categoría de las denominadas tipo balcón o de frontal abierto, muy apreciadas por petirrojos, lavanderas y colirrojos. Colocar de lado a unos 40-50 cm del suelo, preferentemente en muros de jardín o arbustos con una buena cubierta vegetal que les sirva de protección. Al estar a poca distancia del suelo, debemos estar seguros que no hay gatos u otros posibles depredadores por los alrededores pues podrían atacar tanto a los inquilinos como a los posibles huevos y/o polluelos. Limpiar después de la época de cría para que la puedan utilizar como refugio otras especies hivernantes.

Más detalles

Cerrar

19,00 € impuestos incl.

Más información

Características principales:

  • Fabricada en madera de pino macizo con certificación PEFC (explotación sostenible de los bosques) de 16mm de grosor.
  • Tejado con una ligera inclinación para evitar acumulación de agua.
  • Las maderas están unidas entre sí mediante tirafondos (no clavada), dándole una mayor solidez.
  • La base lleva dos agujeros de drenaje y la tabla trasera otro para poder sujetarla con facilidad.
  • Peso: 1,3 kg
  • Medidas: alto 24 cm x ancho 18 cm x largo 22,5 cm
  • Especies que la ocupan: petirrojo, lavandera blanca y esporádicamente colirrojo tizón.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escriba una reseña

Caja nido para petirrojo y lavandera

Caja nido para petirrojo y lavandera

Caja nido para petirrojo y lavandera, entre otros, diseñada especialmente para especies que habitualmente ocupan huecos de muros o bien crían entre arbustos o matorrales. Esta caja nido entra dentro de la categoría de las denominadas tipo balcón o de frontal abierto, muy apreciadas por petirrojos, lavanderas y colirrojos. Colocar de lado a unos 40-50 cm del suelo, preferentemente en muros de jardín o arbustos con una buena cubierta vegetal que les sirva de protección. Al estar a poca distancia del suelo, debemos estar seguros que no hay gatos u otros posibles depredadores por los alrededores pues podrían atacar tanto a los inquilinos como a los posibles huevos y/o polluelos. Limpiar después de la época de cría para que la puedan utilizar como refugio otras especies hivernantes.